Trump anuncia nuevas políticas con Cuba

Presidente Donald Trump / Foto: WC

El presidente Donald Trump anunció un endurecimiento de las regulaciones de viaje a Cuba para los estadounidenses y una restricción a los negocios de empresas de Estados Unidos con firmas controladas por los militares y los servicios de seguridad cubanos, informaron funcionarios de la Casa Blanca.

En un discurso en Miami, Trump anunció su nueva política que revierte parte de la apertura del expresidente Barack Obama hacia la isla de Gobierno comunista, luego de los avances diplomáticos de 2014 entre los dos antiguos enemigos de la Guerra Fría.

Como se esperaba, las relaciones diplomáticas entre los dos países continuarán y las aerolíneas y cruceros seguirán prestando servicio hacia Cuba.

Trump, tal como lo prometió en septiembre durante su campaña presidencial, establecer restricciones comerciales más rígidas. Pero también hay excepciones.

¿Qué se puede esperar?

Los cambios previstos contemplan:

  • No restaura la política pies secos-pies mojados.
  • El turismo de estadounidenses a Cuba seguirá prohibido, pero se refuerza el cumplimiento de las condiciones de viaje bajo las 12 categorías autorizadas durante el gobierno de Barack Obama.
  • Los viajes iniciados por individuos no serán permitidos sino en grupos para cumplir con los requisitos de la interacción con el pueblo cubano.
  • Los nuevos límites a los negocios estadounidenses con Cuba apuntan directamente al Grupo de Administración Empresarial SA (GAESA), una compañía de propiedad del Ejército cubano que controla el 60% del sector empresarial de la isla, incluido el sector hotelero.
  • No está claro si las nuevas reglas prohibirán a los visitantes estadounidenses gastar dinero en hoteles estatales y restaurantes, pero específicamente estará prohibido que se alojen en hoteles que no sean de propiedad de ciudadanos cubanos.
  • La Embajada estadounidense en La Habana no cerrará ni se romperán las relaciones diplomáticas restablecidas en 2015 tras más de cinco décadas de hostilidades
  • Los vuelos comerciales directos entre Cuba y Estados Unidos seguirán sin cambios, así como las visitas de cruceros estadounidenses a la Isla.
  • Sobre los fugitivos estadounidenses que viven en Cuba, Trump presionará para acelerar su extradición y retornarlos a la justicia de este país.
  • Se solicitará la liberación de los prisioneros políticos estadounidenses en las prisiones cubanas.

Los cambios de la política hacia Cuba, influenciados fuertemente por recomendaciones de los legisladores cubano-estadounidenses republicanos senador Marco Rubio y Representante Mario Díaz Balart, entrarán en efecto después que los Departamentos de Comercio y del Tesoro redacten las nuevas regulaciones en detalle después del anuncio del presidente.

Trump justificaó las nuevas medidas atribuyéndolas en gran parte a motivos de derechos humanos. Sus asesores aseguran que el alivio a las restricciones impulsado por Obama no ha logrado avances en libertades políticas en Cuba, pero sí beneficiaron financieramente al Gobierno de Raúl Castro y especialmente al estamento militar y de inteligencia.

Grupos internacionales de derechos humanos advirtieron que reinstalar la política de aislamiento sobre la isla podría empeorar la situación al empoderar a los sectores de línea dura cubanos.

El Gobierno de Castro ha dejado en claro que no será presionado a hacer reformas políticas a cambio de vínculos diplomáticos.

Esta semana el grupo defensor de derechos humanos Human Rights Watch expresó su oposición a las restricciones de viajes comercio con Cuba, señalando que “no hay probabilidad de que lleven a mejoras”.

“Insistir en progreso de derechos humanos como pre-condición para una nueva política es improbable que traiga cambios”, dijo la organización.

Discurso en Miami

Trump firmó un decreto sobre su nueva política hacia Cuba después de pronunciar un discurso en el Teatro Manuel Artime de la Pequeña Habana en Miami, el corazón de la comunidad exiliada cubana y cubano-estadounidense.

Durante la campaña presidencial, Trump fue ambiguo sobre la política hacia Cuba. Al principio, calificó el acercamiento con la isla como “bueno”, pero también dijo que él hubiera hecho un trato mejor con el régimen de Castro. A medida que la elección se acercaba y necesitando el apoyo de los cubano-estadounidenses en Florida, endureció su posición.

En septiembre, antes de los comicios, durante una visita a Miami, dijo que las concesiones de Obama a Cuba podían ser revertidas por el nuevo presidente, porque fueron hechas mediante orden ejecutiva. “Yo lo haré a menos que el régimen de Castro cumpla con nuestras demandas”, prometió Trump. “No mis demandas, sino nuestras demandas”, enfatizó.

Fuente: Voanoticias.com

Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta