Bolsonaro no se hará responsable de los “efectos secundarios” de las vacunas que se usen en Brasil

0
502

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha avisado este miércoles de que él se exime de cualquier efecto secundario que pudiera provocar cualquiera de las vacunas contra el coronavirus que se utilizarán en el país, y ha avanzado que ofrecerá el “contrato completo” de cada una de ellas, para que “quien lo tome sepa las consecuencias”.

“Quien tenga algún efecto secundario o algún problema ya sabe que no me lo va poder cargar a mi, porque voy a ser muy claro”, ha advertido Bolsonaro durante uno de sus habituales diálogos con sus seguidores a las puertas del Palacio de la Alvorada.

Bolsonaro ha deslizado nuevamente sus dudas acerca de la efectividad de las vacunas contra la COVID-19, preguntándose si el Gobierno después de alertar a la población que se desentiende de cualquier tipo de responsabilidad, seguirá dispuesta a someterse a ella.

El presidente brasileño ha ido más allá acerca de su reticencia acerca de la vacuna y ha reiterado que él no se la suministrará, pues ya está “vacunado” tras haber superado la COVID-19 en julio, cuando se le diagnosticó la enfermedad.

No es la primera vez que Bolsonaro pone en tela de juicio la efectividad de las diferentes vacunas contra la COVID-19. A mediados de octubre cargó contra la que estaba desarrollando la farmacéutica china Sinovac, llegando incluso a asegurar que Brasil no la adquiriría.

Sin embargo, Brasil finalmente ha anunciado la importación de seis millones de dosis de esta vacuna desde China, mientras que otras 40 millones dosis serán empaquetados y etiquetados en el Instituto Butantan, la entidad paulista con la que Sinovac está trabajando en su desarrollo en el país, a partir de material importado.