Brasil, Chile y Argentina sufren nuevos picos en la pandemia

0
159

En Brasil, los cementerios trabajan las 24 horas al día y el sistema de salud está al borde del colapso. Pero a pesar de que los muertos por COVID-19 aumentan cada día, el presidente Jair Bolsonaro mantiene su promesa de no imponer un confinamiento.

Asegura que el daño de la economía sería peor que los efectos del propio virus y se ha dedicado a bloquear a algunas autoridades locales para que no tomen medidas sanitarias. “No habrá un cierre nacional. Algunos se atreven a decir que el Ejército debería ayudar a algunos gobernadores en sus medidas restrictivas. Nuestro ejército brasileño no saldrá a la calle para mantener a la gente dentro de sus casas”, expresó durante un evento público.

Con más de 13,1 millones de contagios y 340.000 fallecidos, el gigante latinoamericano es el segundo país con más fallecidos y casos confirmados de COVID, solo por detrás de Estados Unidos, aunque actualmente es el lugar del planeta donde más se muere por la enfermedad.

Argentina está experimentando una creciente ola de contagios. El presidente Alberto Fernández, que dio positivo de coronavirus después de ser vacunado, ha anunciado nuevas restricciones. El país ha registrado más de dos millones y medio de infectados desde el inicio de la pandemia. Las nuevas restricciones, que estarán vigentes desde el próximo viernes y hasta el 30 de abril, incluyen un toque de queda entre las 00.00 y las 06.00 horas.

Por otra parte, las autoridades farmacológicas de Chile aprobaron este miércoles el uso de emergencia de la vacuna fabricada por el laboratorio chino CanSino, que requiere de una sola dosis y de la que se espera que lleguen al país 1,8 millones de inyecciones a partir de mayo.

Fuente: Euronews