Presidente pide informe a Contraloría sobre obra de agua inconclusa en Esmeraldas

0
247

Los permanentes problemas que tiene la red regional del servicio de agua potable de tres cantones de la provincia de Esmeraldas, en la Costa del Ecuador, continúan mientras aún hay una obra inconclusa, que debía entregarse en abril de 2018 y que cinco años más tarde desde su construcción sigue pendiente debido a fallas técnicas y retrasos contractuales.

Es por eso que el presidente de la República, Guillermo Lasso, se pronunció y calificó el retraso de la entrega de esta obra como un acto de corrupción. A la par pidió la intervención del Contralor General del Estado.  “Señor Contralor, al Estado ecuatoriano le ha costado cerca de USD 130 millones el proyecto de agua potable en Esmeraldas; son tres empresas, dígame Contralor, usted no ha preparado ningún informe porque ya egresamos los 130 millones y del grifo de agua o de la llave de agua de las casas de los esmeraldeños no sale ni una gota de agua. Esto es corrupción y todavía no hay un informe de la Contraloría. Esto no puede ser”.

Durante su visita a Esmeraldas, el Jefe de Estado recibió pedidos ciudadanos para que interviniera ante los recurrentes inconvenientes que tiene el servicio de agua potable. Desde entonces, los habitantes de los cantones Esmeraldas, Rioverde y Atacames que se surten de este sistema reciben el agua potable de forma racionada y por horas.

Para Lasso esto debe ser investigado y aclara que en su Gobierno no se permitirá que las empresas públicas contraten con empresas de algún familiar de funcionarios. “Haremos un mapeo de los riesgos de corrupción y determinaremos la forma de detectar conflictos de interés. En nuestro código de ética está prohibido contratar con empresas donde trabajen familiares de funcionarios…Los funcionarios tienen la obligación de declarar esos conflictos, lo evaluaremos y si llega a rozar un perjuicio al estado no se puede contratar con esa empresa”.

La obra inconclusa en Esmeraldas comenzó en el 2016, pero hasta ahora no se termina de construir. El proyecto contempla la instalación de nuevas líneas de conducción, tanques elevados y acometidas domiciliarias para atender a una población de 410 000 habitantes.