43 heridos y 16 fallecidos tras segundo día consecutivo de masacre en la cárcel de Latacunga

Por Lucía Clavijo – 04 de octubre 2022

 

 

Cientos de familiares de reos llegaron hasta la cárcel de Latacunga este martes para suplicar información, apegados a las mallas uno a uno gritaban los nombres de sus seres queridos con la esperanza de recibir una respuesta, pues por segundo día consecutivo los enfrentamientos en ese centro carcelario continúan. Cerca de las 11 de la mañana personal administrativo tuvo que ser evacuado debido a nuevas detonaciones. 

Producto de los enfrentamientos, este 04 de octubre mediante un comunicado el Servicio Nacional de Atención a Personas Adultas Privadas de la Libertad (SNAI) confirmó que la cifra de heridos incrementó a 43 y la de fallecidos a 16, de ellos 14 ya han sido identificados. Franklin Poveda, de la defensoría pública, detalla el estado de algunos de los cuerpos. 

“Están la mayoría desmembrado. Están con un especialista forense y un antropólogo para la identificación”, explica.

Oswaldo Coronel, gobernador de Cotopaxi, asegura que algunos de los heridos más graves ya han sido trasladados a casas de salud.

Entre los fallecidos se encuentra Leandro Norero, alias el patrón, considerado uno de los mayores narcotraficantes y lavadores de dinero que financiaba a las bandas delictivas Chone Killers y Los Tiguerones. Así lo confirmó Juan Zapata, ministro del Interior. 

“Se confirmó por algunas características, dentro de eso obviamente algunos tatuajes”, dijo.

Esta es la octava masacre carcelaria que se registra en el país en menos de dos años. Ante ello, en entrevista televisiva el presidente Guillermo Lasso aseguró que ya se tiene un plan de prevención. 

“Primero ya estamos trabajando en un censo penitenciario. Saber cuantos están en cada centro de detención para poder trabajar y eliminar el hacinamiento”, mencionó.

A esta crisis se suma que actualmente el SNAI aún no cuenta con un nuevo director, por lo que Zapata anunció que esperan que hasta este miércoles se pueda designar una persona.

Hasta el cierre de este reportaje más de 600 uniformados entre policías y militares se encontraban en este centro penitenciario intentando retomar el control.