Economía y Finanzas se opone a condonar deudas por USD 10 000 porque pone en riesgo el patrimonio de BanEcuador

Por Gabriela Murgueytio – 22 de noviembre de 2022

 

 

Pablo Arosemena, ministro de Economía y Finanzas señaló que se opone a la condonación de deudas hasta USD 10 000 dólares en la banca pública, puesto que eso representaría la quiebra y poner en riesgo el patrimonio de BanEcuador que destina sus recursos a conceder créditos a los emprendedores del país.

“Condonar deudas de esa magnitud es condenar al emprendedor para que no pueda volver a acceder a un crédito para reactivar su negocio” dijo el ministro quien es partidario de la reprogramación de las acreencias y más aún cuando ya el Gobierno ha dado alivio financiero a través de la condonación de las deudas de hasta USD 3 000, en el marco de los diálogos con el movimiento indígena.

“La banca pública hay que protegerla porque esa es la forma de salvaguardar el gran bienestar de la gran mayoría de los emprendedores y no es saludable ni correcto que se quiera poner más presión a BanEcuador”, señaló Arosemena.

BanEcuador se sumó a esta posición.  Este martes, el presidente del Directorio de la entidad, Mauricio Salem anticipó que no hay la posibilidad de otorgar una nueva condonación de deudas, pues existen aspectos financieros y jurídicos que no facultan esta acción.

Salem señaló que no se puede condicionar el bienestar del banco público y de sus beneficiarios. Recordó que, en julio de 2022, BanEcuador ya aplicó una condonación automática de deudas de hasta USD 3 000, lo que implicó un sacrificio de unos USD 60 millones, dijo el directivo.

Esto implica que el banco público no cuente con recursos para la colocación de nuevos créditos productivos. Esto condicionaría el otorgamiento del crédito subsidiado, que tiene el 1% de interés.

Además, la afectación financiera puede llevar a BanEcuador a una liquidación forzosa. “Eso, bajo ningún motivo, lo podemos permitir”, acotó Salem.

La Confederación Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras (Fenocin) instó al Gobierno que autorice la condonación de las deudas de hasta USD 10 000 y está a la espera del Decreto ejecutivo que viabilizaría esa petición. Los dirigentes habían anunciado nuevas movilizaciones para solicitar esa disposición.

Ceder a la petición de la Fenocin pondría en riesgo el pago de los bonos de desarrollo social, que se canalizan por la entidad.

Entre los argumentos jurídicos, Salem señala que la ley prohíbe la condonación de deudas. En términos reales esto está prohibido, pero se lo puede hacer mediante decreto ejecutivo hasta USD 10 000, dijo Salem. Sin embargo, recalcó que esto aplica en casos donde los créditos son irrecuperables y según el directivo, todas las deudas que tiene el banco público se pueden recuperar.

También la entidad ha implementado mecanismos de alivio financiero para recuperar las obligaciones pendientes. Los instrumentos actualmente vigentes son producto de las mesas de diálogo. Estos comprenden reestructuración y refinanciamiento de las deudas, bajo ciertas condiciones. Esta es la alternativa que se ha presentado para evitar las nuevas condonaciones, dijo Salem.