El gobierno no ha renunciado al diálogo con el movimiento indígena”, asegura viceministro Homero Castanier

29 de junio de 2022

Homero Castanier, viceministro de Gobernabilidad, señaló que el gobierno y el Presidente Lasso no han renunciado a dialogar con el movimiento indígena, pero que la Conaie y sus filiales deberán escoger a un interlocutor diferente a Leonidas Iza para conformar una nueva mesa de diálogo ya que la anterior no dio visos de independencia y eso se demostró cuando uno de sus convocantes y veedores, Virgilio Saquicela votó en la Asamblea Nacional, a favor de la destitución del Presidente de la República.

“La mesa de diálogo con la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), como estaba conformada no vas más porque uno de sus veedores, Virgilio Saquicela, presidente de la Asamblea Nacional mostró que no es imparcial al votar a favor de la destitución del Presiente Lasso. No se puede entender cómo llamó al diálogo y se convirtió en su mediador cuando ya tenía la decisión de votar a favor de la destitución del Presidente Lasso. Saquicela no es una persona imparcial para retomar los diálogos con la Conaie”, indicó Castanier.

Castanier enfatizó que el Gobierno no ha renunciado al diálogo con la Conaie, pero sus dirigentes y los de sus filiales deben escoger a otro representante que no sea Leonidas Iza para sentarse nuevamente en las mesas técnicas de negociación ya que Iza demostró que no tenía voluntad política para resolver la crisis social, sino que tenía intereses políticos ligados al derrocamiento del Presidente Lasso.

“Proponemos una comisión interlocutora con líderes indígenas respetables para hacer una agenda de trabajo con representantes de las organizaciones adjuntas como Fenocín y Feine y establecer así, una agenda para resolver los temas del campo y de la ruralidad. La Conaie debe tomar la decisión de poner a otro interlocutor que se siente a dialogar con el Gobierno porque Iza no tiene la voluntad política para ello porque maneja una agenda política personal. Para ellos nada es suficiente, quieren más y ahí nos viene la pregunta de si hay realmente, la voluntad para solucionar las necesidades de las comunidades indígenas o la intención era sacar a Guillermo Lasso de la Presidencia de la República. El gobierno mostró sus intenciones de ceder, pero seguían las amenazas, la violencia. Mientras el gobierno estaba cediendo se produce un ataque que terminó con la vida de un militar”, subrayó el viceministro.

“Aquí lo que hubo fue la utilización del movimiento indígena y temas políticos para derrocar al gobierno. Este escenario se combinó con saqueos, destrucción de unidades de policía comunitarios, agitando la protesta social con actos vandálicos mientras en la Asamblea, se discutía la destitución del Presidente Lasso”, enfatizó Castanier quien dijo que los decretos que estaban por firmarse están sobre el escritorio, pero es el Presidente de la República quien decidirá si los firma o no.