La salud mental de los ecuatorianos no es la propicia para liberar la tenencia y porte de armas

Por Gabriela Murgueytio – 4 de abril de 2023

 

La salud mental actual de los ecuatorianos no es la mejor como para autorizar el porte y tenencia de armas para el uso personal de civiles, asegura David Jaramillo, psicólogo y Magister en Intervención, Asesoría y Terapia Familiar Sistémica.

En diálogo con Sonorama Jaramillo informó que en la mayoría de zonas del país hay un alto índice de violencia intrafamiliar, a lo que se suma los altos niveles de depresión y ansiedad como secuelas de la pandemia del covid -19.

El director de la facultad de psiquiatría de la UTE, Fernando Cornejo indicó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) no recomienda la flexibilización de tenencia y porte de armas para solucionar los problemas de inseguridad de una nación.

Jaramillo dice además que no se ha tomado en cuenta el impacto emocional que produce en una persona el uso de un arma de fuego.

Tampoco se ha considerado la carga emocional que causa en una persona si al disparar el arma produce la muerte de alguien, pues esto produce un estrés postraumático difícil de sobrellevar.

También quien logre el permiso deberá tener el arma lejos de los niños o de personas con tendencias suicidas, dice Jaramillo quien aboga mejor por trabajar una cultura de paz como sociedad con la resolución de conflictos a partir del diálogo.

Pese a que el decreto 707 emitido por el Presidente Lasso establece ciertos requisitos que tendrán que cumplir quienes quieran acceder al porte y tenencia de armas de uso civil, los mismos van a ser fáciles de sortear dice Cornejo, porque no es tan fácil comprobar que una persona no es alcohólica ni consume sustancias sujetas a fiscalización. Además el Ministerio de Salud no tiene los suficientes psicólogos y psiquiatras como para atender los pedidos de certificados.