Más votados en las elecciones de 2019 reemplazarían a los miembros del CPCCS que enfrentan un juicio político en caso de ser destituidos

Por Lucía Clavijo – 18 de noviembre de 2022

 

 

Este viernes desde las 14h30 el pleno de la Asamblea tratará el juicio político contra 4 de los 7 miembros del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (Cpccs) en el que se podría determinar su destitución y censura. Ellos son: Ibeth Estupiñan, Francisco Bravo, María Fernanda Rivadeneira y Hernán Ulloa.

Pero la gran pregunta es: en caso de que esto llegara a ocurrir ¿Quienes deberían asumir sus funciones? Para el constitucionalista Gonzalo Muñoz esto es un tema complejo, pues ya no existe un banco de suplentes que se puedan principalizar.

En ese sentido, el secretario general del Consejo Nacional Electoral, Santiago Vallejo, asegura que deberán reemplazarlos los siguientes más votados en las elecciones de 2019. 

De allí entonces que quienes ocuparían los puestos de Ulloa y Bravo serían Carlos Figueroa y Jaime Chugchilan, mientras que los de Estupiñan y Rivadeneira pasarían a manos de Mónica Moreira y Karina Ponce. 

Y aunque en el CNE todavía están a la espera de lo que decida el Parlamento esto podría modificar de alguna manera el proceso electoral, pues la impresión de papeletas ya está prevista para el 21 de noviembre y 3 de los ahora enjuiciados buscan la reelección. 

De acuerdo con Muñoz a pesar de que los consejeros llegaran a ser destituidos esto no les impediría participar en las elecciones de 2023. Sin embargo, lo que sí sucedería es que si llegan a ser elegidos no podrán posesionarse. 

Este Consejo de Participación Ciudadan que asumió funciones luego del transitorio ya ha sido renovado parcialmente por 2 ocasiones, la primera en 2019 cuando José Tuarez y 3 vocales más fueron destituidos por incumplimiento de funciones y un año después salió Christian Cruz tras un escándalo por el uso de un carnet de discapacidad.