Quedaron definidas la hoja de ruta y la metodología con diez mesas temáticas para el avance del cumplimiento de los compromisos entre el Gobierno y la Conaie

Por Gabriela Murgueytio – 08 de julio de 2022

10 mesas temáticas quedaron definidas tras la reunión de coordinación entre los equipos del Gobierno Nacional y representantes del movimiento indígena, con las autoridades de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana (CEE) como garantes del diálogo entre ambas partes. Y con ello, quedaron claras las reglas del diálogo, el tratamiento de las demandas y la manera en cómo se podrán ir cumpliendo.

Focalización de subsidios; Banca pública y privada; Fomento Productivo; Empleo y derechos laborales; Energía y recursos naturales; Derechos colectivos y Educación Superior; Protección a inversiones nacionales; Control de precios; Acceso a la salud; y Seguridad son los temas en los que se trabajarán los próximos 90 días.

El 13 de julio el trabajo empezará con las dos primeras mesas. Es decir sobre focalización de subsidios y la que tiene que ver con condonación y moratoria de deudas.

Con todo lo anterior, quedaron cumplidos los objetivos de esta primera mesa técnica que era delinear la hoja de ruta y la metodología, según lo señaló el ministro de Gobierno, Francisco Jiménez quien salió satisfecho de lo avanzado en la cita.

Leonidas Iza, Presidente de la Confederación de Nacionalidades indígenas del Ecuador (Conaie), informó que lo acordado en esta reunión lo pondrá en conocimiento de las bases de la organización para su aprobación. Iza pidió la participación de otras funciones del Estado, como la Asamblea Nacional porque hay temas que tendrán que ser tratados con ese Poder del Estado para la aprobación de cambios de cuerpos legales.

Durante un discurso emitido a las delegaciones de las comunidades que vinieron a Quito para seguir de cerca el proceso, el dirigente indígena recordó que estos 90 días serán de resistencia hasta conseguir las reivindicaciones que motivaron la paralización de 18 días

David de la Torre, Secretario de la Conferencia Episcopal que actúa como garante del proceso, les pidió a las partes actuar como un solo equipo con un objetivo común pese a que representan a diferentes organizaciones e instituciones.

La mesa de coordinación se encargará de monitorear los avances y de solucionar conflictos que pudieran parar la ronda de diálogos y estará conformada por un dirigente de las tres organizaciones indígenas, dos representantes más, autoridades de la Iglesia y del Gobierno.

Respecto a cómo evitar que se repitan las movilizaciones, De la Torre dijo: “Lo que hacemos es facilitar el diálogo, el encuentro, la escucha y los acuerdos. Alguien lo decía en la mesa, esta es la primera vez que nos sentamos a conversar con respeto, mirándonos a la cara, sabiendo que somos ecuatorianos y que somos un solo equipo de trabajo que vamos a buscar el bien”.

No se hicieron propuestas adicionales a las 10 temáticas antes definidas “porque queremos empezar por lo primero. Queremos solucionar primero los temas que tenemos pendientes”, una vez solucionados esos puntos, se podrán abordar otras temáticas, aclaró el ministro de Gobierno, Francisco Jiménez, quien lideró el equipo del Ejecutivo.

“No tenemos razones para pensar que las cosas vuelvan a entramparse después. Estamos no confiados, pero sí con mucha confianza de que podemos avanzar fluidamente”, destacó Jiménez. En cada mesa estará el titular del Ministerio correspondiente o un funcionario con poder de decisión.

ESTRUCTURA DE LAS MESAS

En cada mesa también estarán presentes los dirigentes de cada organización indígena, junto a sus técnicos, “así que calma Ecuador”, ratificó Eustaquio Tuala, presidente del Consejo de Pueblos y Organizaciones Indígenas Evangélicos del Ecuador (Feine).

Gary Espinoza, presidente de la Confederación Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras (Fenocín), apostó porque las mesas se desarrollen para conseguir la paz y la “reactivación económica que tanto necesitamos, la generación de empleo, que permitan disminuir esa brecha entre pobres y ricos”. Dijo que la condonación de deudas será tratada en su momento.

De la Torre indicó que la idea es “ir abordando, paralelamente, un tema complejo con uno menos complejo para no detenernos. Otro de los acuerdos importantes es que cada mesa durará entre un día y tres, con una prolongación de dos días. Esperamos que en el plazo de cinco días cada mesa termine su trabajo con resultados”.

El presidente de la CEE cree que luego de los 90 días se debe mantener una mesa permanente de diálogo. “Sería bueno que se apoye desde la sociedad civil para que los grandes temas aprendamos, de una vez por todas, a resolverlos a través del diálogo”.

El ministro de Gobierno indicó que el tema de la judicialización fue tratado. “El hecho de que las instituciones de la administración de justicia,  tienen toda la potestad de actuar con absoluta autonomía. Sin embargo, algunos aspectos de los hechos sucedidos dentro de las movilizaciones fueron incluidos en la décima mesa”, puntualizó. Se trata de la mesa de Seguridad.

Al respecto, Iza se limitó a decir que las mesas están definidas, pero manifestó que hay temas que aún necesitan ser profundizados, que no pasan únicamente por la agenda del Ejecutivo, sino por otras Funciones del Estado.

Fuente: Sonorama / Diario El Comercio