TCE da luz verde a la consulta popular de Yasunidos que busca frenar la explotación petrolera en el Yasuní

Tras 8 años de trabas, finalmente la consulta popular impulsada por el colectivo Yasunidos que busca frenar la explotación petrolera en el Yasuní podrá ver la luz. Esto, después de que este martes el Tribunal Contencioso Electoral ordenara al Consejo Nacional Electoral que en un plazo de 15 días declare válidas las más de 756 mil firmas de respaldo recogidas. 

En diálogo con Sonorama, Pedro Bermeo, integrante de Yasunidos, celebró el dictamen y aseguró que esto permitirá reparar la vulneración de sus derechos. “Esta consulta popular es de todos los ecuatorianos y por lo tanto ese derecho se nos arrebató en 2014. Ahora el TCE lo reconoce y ordena al CNE que no de el certificado de legitimidad democrática”, indicó. 

Silvi Bonilla una de las abogada de Yasunidos explica que una vez que el CNE califique las firmas, deberá enviarlas a la Corte Constitucional, quien deberá pronunciarse sobre la constitucionalidad de la única pregunta que es: ¿Está usted de acuerdo en que el gobierno ecuatoriano mantenga el crudo del ITT, conocido como bloque 443, indefinidamente en el subsuelo?.

El integrante de Yasunidos anunció que esperan que la consulta se realice al mismo tiempo que las elecciones seccionales de 2023 y rechazó las acusaciones de estar aliados con el Gobierno de Guillermo Lasso para que se incorpore dentro de su propuesta. 

“Si a alguien no le conviene esta consulta popular es al Gobierno de Lasso que ha sido uno de los perpetradores del genocidio en el Yasuní”, señala Bermeo.

Esta decisión del TCE se origina a partir de las conclusiones de un informe emitido por el Consejo de Participación Transitorio, presidido por César Trujillo, que señalaba que el CNE violó los derechos de participación de los ciudadanos que firmaron para llevar a cabo la consulta.

Para Yasunidos, es la primera iniciativa directa a nivel nacional convocada desde la ciudadanía, que representa la lucha por la existencia de los pueblos indígenas en aislamiento y la defensa del lugar más biodiverso del planeta.