#URGENTE: La policía responderá con mayor fuerza y contundencia ante atentados criminales

Por Gabriela Murgueytio – 01 de noviembre de 2022

 

El ministro del Interior, Juan Zapata y el comandante General de Policía, Fausto Salinas anunciaron acciones contundentes en contra de lo que denominaron una “guerra declarada” de las bandas delincuenciales y del crimen organizado que están tratando de sembrar el pánico y el terror en el país, en especial en Guayaquil y Esmeraldas.

A través de una rueda de prensa, Juan Zapata y Fausto Salinas, dieron un informe de los atentados registrados durante este 1 de noviembre de 2022, en Guayaquil y Esmeraldas.

Zapata asegura que los atentados registrados este martes, responden a las acciones que la  ha generado contra el crimen organizado.

Dos policías fueron asesinados la madrugada de este martes 1 de noviembre, Guayaquil. Su asesinato fue parte de una noche de terror en la ciudad, donde además se registraron seis ataques con explosivos. Al menos cuatro de esos ataques tuvieron como blanco la Policía Nacional.

Según Fausto Salinas, comandante general de policía, un patrullero fue interceptado y atacado “por delincuentes con armas de fuego”, lo que provocó la muerte de los dos uniformados: el cabo segundo Contreras Montoya Félix Eduardo y el policía Chunata Martínez Rommel Estalyn.

Ante los hechos violentos, las autoridades activaron el puesto de mando para analizar las acciones que serán tomadas y ejecutas las investigaciones del caso.

También la Fiscalía General del Estado inició, de oficio, tres investigaciones sobre las diferentes explosiones registradas.

El ministro del Interior Juan Zapata y la Policía Nacional se solidarizaron con los familiares de los uniformados asesinados y señalaron que “unidades investigativas y operativas trabajan para dar con los responsables” de lo que denominaron un hecho cobarde.

El Ministro del Interior Juan Zapata señaló que todos estos hechos se deben a una reacción a las acciones que está realizando la Policía Nacional y el Gobierno al combatir las bandas delincuenciales y del crimen organizado.

Según Salinas   se trata de una guerra en la que estos hechos violentos no van a amedrentar a la Policía Nacional, sino que por el contrario, hacen que respondan con mayor fuerza y contundencia.

Paralelamente a los seis atentados con explosivos en Guayaquil, se produjeron otros tres en la ciudad de Esmeraldas, en donde además en el centro de privación de la libertad de ese cantón se produjo un amotinamiento en el que, en un principio, ocho guías penitenciarios se encontraban retenidos en calidad de rehenes. Sin embargo, Salinas informó que cuatro fueron liberados y por los cuatro restantes unidades especializadas de la policía de la UNASE, negociaron su liberación y al momento ya no hay guías penitenciarios retenidos.

Estos hechos tanto en Guayaquil como en Esmeraldas se habrían suscitado por el traslado de ppls al interior de la Penitenciaría de Guayaquil y una reorganización planificada y organizada de reos a escala nacional.

“Se trata de una estrategia del SNAI con apoyo de la Policía Nacional para tomar el control de las cárceles y para la cual se han destinado 1. 330 policías y 1.400 miembros de Fuerzas Armadas, y que no se detendrá por estos hechos violentos”, enfatizó el comandante Salinas.

No es nuevo el tema de los ataques a las UPC. El 17 de octubre falleció Verónica Songor, de 24 años, que falleció una semana después de haber sido baleada durante un ataque a una dependencia policial en el distrito Nueva Prosperina al noreste de Guayaquil.

Con los dos agentes del orden que fallecieron esta madrugada, en lo que va del año, ya son 61 policías los que han perdido la vida mientras brindaban su servicio a la comunidad.